receta

Nuggets de pavo, zanahoria y calabacín

Nuggets, una receta divertida y que seguro encantará a los más pequeños de casa además de ser una versión sana sin rebozados ni frituras. Podemos servirlas en forma de hamburguesa, croquetas, palitos o ayudarnos de unos moldes divertidos para que sean más atractivas a la vista y nunca se aburran de comerlos. Prueba a hacer distintas versiones según las verduras que tengas en ese momento y verás que es una manera genial de introducir nuevos sabores.

El pavo es una carne blanca baja en grasa y poco calórica además de rica en hierro, ácidos grasos que ayudan a nuestro corazón y rica en vitaminas del grupo B. La zanahoria contiene ácido fólico que nos ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares y anemia, posee vitamina B3 y a parte de retrasar el envejecimiento ayuda a rejuvenecer la piel. El calabacín por su parte es una verdura con capacidad saciante, rica en fibra y potasio muy bajo en calorías. Su consumo ayuda a evitar el estreñimiento, la hipertensión y el sobrepeso.

Nuggets de pavo, zanahoria y calabacín

Nuggets de pavo, zanahoria y calabacín

1 Calabacín
1 Zanahoria
2 Filetes de pechuga de pavo
Harina de garbanzo
Harina de avena (opcional)
AOVE (aceite de oliva virgen extra)

Picar la zanahoria y el calabacín y rehogarlos a fuego lento con unas gotas de AOVE hasta que empiecen a ponerse tiernos o cocinarlos al vapor. Personalmente me gusta más al vapor ya que tiene más sabor y conserva mejor sus propiedades.

Cocinar el pavo y cortarlo muy pequeño para que la masa no quede con tropezones. Si asamos el pavo a la plancha evitamos usar AOVE que aunque sea una grasa saludable hay que evitar su abuso.

En un bol hacer una mezcla de harina de garbanzo y agua hasta que consigamos la consistencia del huevo batido. Las medidas son a ojo pero podemos empezar con una cucharadita pequeña de harina e ir añadiendo agua poco a poco, no se necesita mucha cantidad. Si el huevo está introducido en su dieta podemos usarlo sin problema, la mezcla con harina nos ayuda a no excedernos en su consumo.

Añadir a la sartén y remover hasta que la mezcla tome una consistencia pastosa. Dejamos enfriar a temperatura ambiente para que sea más manejable. Poner la mezcla en un plato llano bien repartida hace que se enfría antes.

Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo.

Ayudándonos de una cuchara sopera cogemos porciones pequeñas de la mezcla, rebozamos con harina de avena –puede ser otro tipo de harina– y la ponemos en la placa del horno sobre papel de cocción. Aplastamos para darle forma de nuggets y metemos durante 20 minutos en el horno dándole la vuelta a mitad de cocción.

TRUCO: si has hecho mucha cantidad o quieres tener preparada cantidad  para otro día puedes congelar en porciones individuales dentro de un tupper envolviendo con papel film cada nugget.

Puedes ver más comidas en Instagram 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s