blw

Mi niño no me come, lectura obligada

Mi niño no me come de Carlos González es una de las lecturas que siempre recomiendo a todo aquel que me pregunta cómo iniciarse en el BLW. Y aunque su libro es sobre la introducción a la alimentación complementaria en general es, en mi opinión, lección obligada para entender todo lo que rodea ese paso tan importante en la vida del bebé y de sus padres.

El porqué hay pediatras que a los cuatro meses ya quieren que introduzcas cereales contradiciendo una recomendación de la Organización Mundial de la Salud, el tener prisa por obligar al estómago no preparado a trabajar antes de tiempo, desconocer algo tan beneficioso como el BLW, decirte sin decirlo que la lactancia hay que apoyarla con papillas sin ser realmente necesario son temas contra los que he tenido que luchar en primera persona cada mes en la visita a nuestra pediatra. Que no le he hecho caso está por descontado, sigue sorprendiéndose cuando con un año recién cumplido seguimos con teta a demanda, pero esa madre que por lo que sea (no entraré a juzgar jamás) sigue a pies juntillas las directrices “de toda la vida” ¿sabe realmente que no está beneficiando a su hijo?

Mi niño no me come
Foto: Amazon

A continuación enumeró los contenidos de Mi niño no me come que para mi fueron clave ayudándome a comprender y empezar con buen pie en la alimentación complementaria.

Mi niño no me come

El principal motivo para darles alimentos a los seis meses (y no más tarde) es que a algunos niños les podría faltar hierro. Por tanto, parece más lógico que los alimentos más ricos en hierro estén entre los primeros (carnes, verduras, cereales, legumbres).

Es conveniente que, entre los primeros alimentos que se ofrezcan al bebé, estén el pollo o la carne (no necesita mucha cantidad). Y que no tomen la fruta separada de otros alimentos, sino como nosotros, de postre; así la vitamina C de la fruta ayuda a que se absorba el hierro de las verduras, legumbres y cereales.

Las recomendaciones de la OMS y UNICEF en cuanto al calendario de alimentación infantil son las siguientes:
– Dar exclusivamente leche materna hasta los seis meses.
– Ofrecer otros alimentos complementarios a partir de los seis meses, aproximadamente.
– Seguir dando el pecho, junto con otros alimentos, hasta los dos años o más.
– Dar alimentos variados.
– Hasta los doce meses, dar el pecho antes de otros alimentos.
– Los menores de tres años deberían comer cinco o seis veces al día (al menos).
– Dar preferencia a alimentos ricos en calorías, en hierro y en vitamina A. Si es preciso, añadir un poco de aceite o mantequilla a las verduras para que tengan más calorías (preferiblemente el aceite de oliva)

No añada sal ni azúcar a la comida del bebé, la miel tampoco es conveniente. El azúcar moreno, la melaza o el azúcar de arroz sigue siendo azúcar.
Además, añadir azúcar o sal a los alimentos suele ser un truco más para forzar a comer al niño (muestran una inclinación natural hacia los sabores dulce y salado).

Si alguno de los alimentos le produce diarrea o alguna otra molestia, o lo rechaza con especial repugnancia, mejor vuelva a probar en un par de semanas. Si aparece alguna reacción más grave, como urticaria, consulte con su pediatra.

A los bebés que toman el pecho, conviene no darles hasta el año más leche que la materna. No necesitan (ni les conviene en absoluto) tomar otra leche en papilla. Los niños de pecho no toman cereales mezclados con la leche, sino que toman primero el pecho y luego los cereales solos, y se les mezcla todo en el estómago.

La alimentación complementaria no sustituye, sino que complementa a la lactancia.

Si su hijo toma el pecho y luego no quiere la fruta, no pasa nada; pero si toma la fruta y luego no le entra el pecho, se está perdiendo algo. Más fruta y menos leche es una receta para adelgazar.

La lactancia con horario raramente funciona, y el resultado es tanto más catastrófico cuanto más estricto se pretende imponer el horario. El bebé necesita mamar de forma irregular, porque solo así puede ingerir una dieta equilibrada.

Para acabar os dejo con algo mejor que leer a esta maravilla de pediatra, escucharle hablar. El vídeo dura 50 minutos pero no se hacen para nada pesados ¡disfrutad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s