receta

Falafel

He preparado los garbanzos de muchas maneras distintas y todavía no consigo que el peque salga del hummus o de tomarlos salteados. Es un alimento que siempre le ha costado y para que no hubiera problemas de detección en el plato, con su posterior “eto no guta mamá“, era un ingrediente recurrente en hamburguesas y nuggets. Eso sí, hasta que dimos con el falafel… ¡le encanta!

No sé si es por la textura, que queda crujiente y nada seco por dentro, o por poder comer con las manos de nuevo pero últimamente es una apuesta segura. Aunque es una receta que para prepararla bien necesita tiempo y tiene un poco de dificultad, no hay nada para lo que una madre de BLWerx no esté preparada… ¿Cocinamos? 😉

1524143033009_DSC_0953.JPG

Falafel

Ingredientes

  • 250 gramos de garbanzos secos
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 2 cucharadas soperas de harina de garbanzo
  • perejil y cilantro frescos – cilantro opcional para los peques
  • especias al gusto: cúrcuma, comino y pimienta – opcionales para los peques

Preparación

  • La noche anterior dejamos los garbanzos en remojo con bastante agua para que no se sequen, ten en cuenta que doblarán su tamaño. No hay que cocinarlos sino que para la receta se utilizan crudos.
  • En la procesadora trituramos los garbanzos hasta que quede una mezcla fina sin grumos, los sacamos y reservamos. Si ves que le hace falta un chorrito de agua para ayudar a mezclar le pones.
  • Añadimos de nuevo a la procesadora el ajo, la cebolla, el perejil y el cilantro. Picamos y pasamos al recipiente con los garbanzos.
  • Agregamos las especias y la harina de garbanzos. Amasamos muy bien con las manos hasta que se integren perfectamente todos los ingredientes.
  • Dejamos reposar la masa durante 1 hora en la nevera para que la masa quede compacta.
  • Prepara un bol con agua para poder mojarte las manos haciendo los falafels.
  • Haz bolitas medianas y después las aplanas con las manos, redondea bien los bordes para que no se deshagan y las vas reservando.
  • Para cocinarlos hay varias opciones: freírlos en la sartén con AOVE y retirar el exceso de aceite con papel de cocina o meterlos en el horno a 180º hasta que veas que están dorados. Una fritura de manera ocasional no me parece mala idea pero son mucho más sanos al horno aunque queden pelín más secos. A tu gusto.

¿Te animas a prepararlos? ¿Qué recetas internacionales te gustan más?

Maria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s