Tomate frito para bebés

tomate frito
blw método

La salsa de tomate frito es uno de los imprescindibles en mi cocina. No sé si te habrá pasado con tu peque pero el mío tuvo una época (culpa de la guardería) de ponerle tomate a todo. O llevaba tomate o no comía, fuera lo que fuera. Así que manos a la obra que me puse a hacer pruebas hasta que di con la salsa que más le gustó.

Hoy, te voy a contar varias maneras de poder hacer tomate frito lo más parecido al que encontramos en su versión comercial. Te recuerdo que puedes encontrar muchas más salsas en mi ebook gratuito, Yo pongo la salsa, que puedes descargar en la tienda del blog.

¿Cocinamos?

tomate frito

Tomate frito para bebés

El ingrediente principal debe ser de calidad, así que te recomiendo que vayas a por los tomates a la verdulería. Puedes elegir los que más te gusten, hay muchas variedades que nos pueden servir y aportar distintos sabores.

Cuando voy al mercado suelo pedir los más maduros porque salen más jugosos. Dependiendo de cómo tengan ese día el género puedo comprar tomate en rama, pera, dombitos… Déjate aconsejar por el vendedor y dile que son para hacer esta receta.

  • 500 gr de tomates
  • AOVE
  • Especias (opcional)

tomate frito

Primera opción:

  1. Escaldar los tomates. Se hace un corte en forma de cruz en la base del tomate, se mete en agua hirviendo 40 segundos y se pasa a una fuente de agua fría con cubitos. De esta manera se pelan mejor ya que necesitamos el contraste de temperatura.
  2. Pelar, retirar las semillas y cortar.
  3. En una sartén/cacerola ponemos unas gotas de AOVE (aceite de oliva virgen extra) y sofreímos el tomate hasta que quede tierno.
  4. Podemos añadir especias para darle más sabor porque no vamos a usar sal.
  5. Trituramos.

Segunda opción:

  1. Cortar el tomate en trozos retirándole las semillas.
  2. Sofreír ligeramente en una sartén/cacerola con unas gotas de AOVE y cubrir con agua.
  3. Cocinar a fuego medio hasta que reduzca el agua.
  4. Triturar o utilizar un pasapurés (recuerda que los has cocinado con piel así que pueden quedar restos) para dejar la salsa más fina.

tomate frito

Personalmente prefiero la primera opción, queda más gruesa la textura y escaldando el tomate noto más el sabor. A continuación, te doy algunos trucos para mejorar el resultado final y como comodín para introducir especias o verduras.

Trucos y consejos

  • Las especias son nuestro gran aliado para condimentar las comidas sin añadir sal.
  • Pimienta, ajo y/o cebolla en polvo, hierbas: orégano, albahaca, romero, tomillo, perejil… Siempre introducidas previamente como cualquier alimento nuevo.
  • La receta que te he compartido es para hacer tomate frito sin nada más. Sin embargo, puedes añadir cualquier verdura que te guste.
  • Si te queda muy líquida añade calabaza o zanahoria al vapor. No solo espesarás la salsa, sino que, le darás un toque dulce si eres de añadir azúcar para quitar la acidez del tomate.
  • El truco del azúcar la mayoría de las veces es una herencia de nuestras madres, son trucos que si siempre hemos visto en casa solemos hacer después en la nuestra. Pues bien, no es necesario.
  • Siempre me dais la razón cuando probáis las recetas sin esas pequeñas manías. Recordemos que nuestros peques no conocen los sabores igual que nosotros. Deja que decida y adquiera sus propios gustos.
BLW MÉTODO

S Í G U E M E · E N . . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PRÓXIMO TALLER PRESENCIAL EN VALENCIA 24 DE NOVIEMBRE - INFO maria@blwmetodo.com Descartar